SELECCIONAR EN LAS EMPRESAS A TRAVÉS DE ALGORITMOS

Feb 15, 2019 by calaspeakers in  Speakers

Las predicciones sobre un mundo en el que nuestro destino esté regido por algoritmos pueden ser ciertas incluso a corto plazo, por eso se hace más necesario que nunca potenciar los valores humanos y educar las emociones.

Admiro a Yuval Noah Harari, el historiador israelí que nos ha cautivado con libros como Sapiens, Homo Deus y sus 21 lecciones para el siglo XXI. Muchos de los planteamientos de Harari parecen inquietantes, pero, más que alarmistas, constituyen la llamada de atención de un intelectual brillante, serio y riguroso sobre la sociedad que hemos construido y sus posibilidades de supervivencia.

Me gusta Harari cuando valora la capacidad de las personas para cooperar y establecer redes de confianza aunque no se conozcan entre sí, pero me preocupa cuando vaticina que pronto llegaremos a creer más en la inteligencia artificial que en la humana, sobre todo porque Harari no es un visionario cualquiera, sino un pensador profundo con capacidad de análisis y previsión.

Pensar que en un futuro cercano los departamentos de recursos humanos lleguen a seleccionar a los trabajadores mediante un algoritmo, que la productividad empresarial esté por encima de las personas y que no se tengan en cuenta sus emociones solo puede conducirnos a la autodestrucción.

Estoy convencida de que la única manera de liderar con éxito es creer en los valores humanos por encima de todo. En mi opinión, este es el decálogo que todo líder debe tener presente:

  1. Redactar un código ético de empresa (y cumplirlo). En él habrá que dejar claro qué conductas son deseables, cuáles están prohibidas y qué sanciones habrá si se incumple lo pactado.
  2. Cuidar el bienestar de los trabajadores y escuchar sus necesidades para lograr su satisfacción con las condiciones laborales. 
  3. Educar las emociones como garantía de éxito personal y corporativo. Aprender a gestionar la ira, a sentir empatía, a comunicar con asertividad… son recursos imprescindibles no solo para los directivos, sino también para todos los miembros de la empresa.
  4. Dar facilidades para la conciliación. No hay nada que un trabajador valore más que la flexibilidad horaria para poder ocuparse de su vida personal o familiar.
  5. Compensar los esfuerzos (¡no necesariamente ha de ser con dinero!).
  6. Fomentar los ambientes multigeneracionales. Las personas de diferentes edades aportan conocimientos y visiones enriquecedoras para todos.
  7. Proteger la diversidad cultural, étnica, de género, etc. y luchar contra cualquier tipo de acoso.
  8. Evitar la desigualdad social. Establecer salarios justos entre trabajadores.
  9. Contribuir socialmente. Todos podemos y debemos hacerlo; también las empresas, mediante campañas, sensibilización, donativos, ayudas altruistas, contratación de personas vulnerables, etc.
  10. Proteger el medioambiente. Es nuestra obligación.

Las empresas, como motor de la sociedad, tienen la gran responsabilidad de construir un futuro mejor, más igual y solidario. De eso depende nuestra supervivencia humana.

Estrella Flores Carretero

Con Estrella es más fácil decir lo que no hace que lo que hace. No para. Un ejemplo de productividad y también de aprendizaje. Siempre está formándose, estudiando algo nuevo y poniéndolo en práctica, porque es también una activa emprendedora. Psicóloga de profesión, escritora por pasión y empresaria por vocación.

View profile

12 Ingredientes para alimentar el sexo

Feb 13, 2018

Empieza por el vino tinto. Es el desinhibidor más famoso del mundo y sus antioxidantes tienen un efecto que permite más sangre en las áreas genitales tanto del hombre como de la mujer. Compra dos botellas por si acaso.

¿Pensar positivo o evitar el pensamiento negativo?

Ago 30, 2017

Siempre que escucho a alguien dar el sabio consejo: “no te preocupes, pon mente positiva” me sonrío porque a pesar de ser algo que necesitamos hacer en momentos difíciles, no es tan fácil como parece. 

10 maneras de comenzar a vivir más feliz ¡Hoy!

Ago 24, 2017

Para muchos, la felicidad suele ser el fin último de sus vidas, el objetivo más importante, su deseo más latente. Sin embargo, no todos logran alcanzarlo. A veces se hace esquivo y evasivo, quizá precisamente por que lo definen como un objetivo cuando en realidad es más una oportunidad, una decisión que podemos tomar cuando decidimos disfrutar del momento presente.