Llevarse bien post divorcio es posible

Ago 25, 2017 by admin in  Speakers

Hace unos días en mi Snapchat, me sorprendió ver que le habían hecho varios “pantallazos”-que digo varios, MUCHOS-  a una fotografía en la que aparecía Phillipe junto con su papá y mi esposo, durante su acto de graduación de Kinder.  Eso me puso a pensar en lo extraño que le resulta a la mayoría de las personas que una pareja divorciada tenga la capacidad de llevarse bien e interactuar cordialmente delante de sus hijos o sin que ellos necesariamente estén presentes.

Aproveché ese momento para comentarles a través de esa misma red social mi visión del asunto, y dado que recibí tantos comentarios en respuesta a mi “monólogo”, me animo a escribirles estas líneas para ahondar en este tema, dado que por las características de Snapchat, ya toda esa “historia” se borró…

Quiero comenzar contándoles que vengo de una familia donde afortunadamente no conocíamos la experiencia de pasar por un divorcio, hasta que lamentablemente me tocó a mí. Mis abuelos (tanto maternos como paternos) pasaron más de 60 años unidos en matrimonio y mis padres llevan más de 45 en esa misma feliz condición. Por lo tanto, mi acercamiento a esa situación fue a través de los ojos de dos de mis mejores amigas cuyos padres se divorciaron cuando éramos pequeñas y a ambas las vi sufrir porque su mamá y su papá “no se podían ver”.

Pareciera que la frustración de los adultos que fracasaron en su intento de permanecer juntos “HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE”, tienen que pagarla los hijos. Y no, de ninguna manera puede ser así. Los niños no tienen la culpa de que sus padres no se hayan entendido a lo largo del camino que decidieron transitar juntos. Los niños no pueden terminar siendo “ni el premio, ni el castigo” para ninguna de las partes, por el contrario, deberían ser LA TREGUA.

Por experiencia sé que el divorcio es un proceso doloroso, amargo y difícil –por el que nadie quiere pasar-; donde los reproches, insatisfacciones y errores salen a relucir frecuentemente. Pero cuando la marea se calma y el tiempo hace lo suyo, el foco se centra en el bienestar de los niños –si es que los hay-; por lo que la dinámica de esa pareja que dejó de ser “marido y mujer” debería transformarse en la de un EQUIPO que trabaje codo a codo en pro de la felicidad de sus hijos.

Si se están preguntando: ¿Cuál es la receta para conseguirlo? Pues debo decirles que la MADUREZ es el ingrediente principal. Así como aceptar que por el resto de tu vida ese hombre (o esa mujer, dependiendo del caso) va a tener en común contigo -nada más y nada menos- que UN HIJO! Así que es mejor dejar atrás lo negativo de la historia entre ustedes y centrarse en el bienestar de ese “tesoro compartido”.

El mejor consejo que les puedo dar, es que ante la incertidumbre y el miedo que produce un divorcio, lo mejor es conseguir la asesoría de un especialista que los ayude a sentirse mejor y más seguros con ustedes mismos. Desde el primer día que comenzó para mí el proceso de divorcio, me puse en contacto con una psicóloga que me habían recomendado (y quien casi 4 años después sigue siendo mi apoyo cuando necesito una guía, tanto que yo la llamo MI BIBLIA.), para que me orientara en cómo tratar esta nueva situación. No me sentía preparada para afrontar el día a día sin sus recomendaciones dado que no tenía idea de qué esperar respecto al comportamiento de Phillipe, ni tenía claro cómo tenía que plantear la relación con su papá.

Algunos de sus consejos en aquel entonces (los cuales apliqué todos) fueron:

  • Como tú afrontes el proceso de divorcio, así lo afrontará y vivirá tu hijo. Por lo tanto desde el primer día le manifesté a Phillipe con “naturalidad” y sin ningún tipo de resentimiento la nueva situación. De hecho la primera vez que le toqué el tema le dije: “Gordo, mami y papi se dieron cuenta que se quieren como amigos y por lo tanto vamos a vivir en casas diferentes. Así que imagínate que suerte tienes que ahora vas a tener dos casas!”. Recuerden que la complejidad de las “explicaciones” va a depender de la edad que tengan los niños. En un lenguaje simple que ellos puedan comprender es que hay que ofrecerles las respuestas.
  • No discutir con tu ex delante de tu hijo. Esto nunca se presentó delante de Phillipe ni estando casados, mucho menos cuando ya estábamos separados.
  • Tratar de poner las mismas “reglas” en casa de ambos de ser posible. Nada funciona mejor para que los niños perciban que sus padres son un EQUIPO aunque estén divorciados, que trabajar EN BLOQUE. Ahora bien, ninguna de las partes puede obligar a la otra a establecer ciertas normas si no está de acuerdo. Recuerda que ahora cada quien tiene su espacio.
  • Sentir confianza en que tu ex pareja va a cuidar tan bien a tu hijo como lo haces tú, cuando comience a pasar tiempo a solas con él. Ustedes no tienen una idea de lo difícil que fue para mí la primera vez que Phillipe se fue a dormir a casa de su papá, era la primera vez que me separaba de él –sé que todas las que son madres me puedes entender-… Ese día le mandé por email el “itinerario de actividades” del niño, incluidas las comidas que más le gustaban en ese entonces, horario de baño, etc, por temor a que no supiera “manejarlo”… Hoy por hoy les puedo decir que su papá se ganó toda mi confianza!
  • No hablarle a tu hijo mal de su papá. Para mí esa es una REGLA DE ORO. Mis relaciones personales están basadas en el respeto, y más por el padre de mi hijo.

A las recomendaciones de mi Psicóloga, hay que sumarle que la llegada a mi vida -tiempo después- de quien se convertiría en mi actual esposo, también le hizo mucho bien a mi relación con el papá de mi hijo; porque siendo él hombre y con más años divorciado que yo, fue capaz de aportarme la visión masculina y “de papá” en esta dinámica; por lo tanto comencé a entender mejor a mi ex y a actuar en consecuencia.

A lo que quiero llegar con todo lo que les he contado, es que si es posible tener una relación armoniosa y “saludable” post divorcio. En nuestro caso cada uno sabe cuál es el rol y el lugar que ocupa en la vida de Phillipe, nadie ocupa el espacio de otro. Phillipe es un niño que se siente amado por cada uno de los miembros de su familia; que como él mismo lo manifiesta “su mami y su papi son TEAM PHILLIPE”: un equipo que se esfuerza por hacerlo sentir seguro y feliz; un equipo que siempre coincide en sus actos del colegio, reuniones con los profesores, competencias deportivas, presentaciones especiales o graduación; un equipo que siempre lo apoyará y le demostrará que dentro de esta familia nos queremos, respetamos y definitivamente CABEMOS TODOS EN LA FOTO!

Anabelle Blum

Su carrera dentro de la pantalla chica y frente a los micròfonos de radio, tiene una palabra que se repite en el ascenso de su espiral: Evoluciòn. Su formaciòn, profesionalismo y crecimiento dentro de este medio refleja que la calidad se impone. Domina el oficio de hacer televisión al pie de la letra. Su virtud para vender productos, presentar conceptos y entretener a la audiencia, la hacen referencia obligada. Conforme ha ido creciendo en el mundo del Show Business, se ha adaptado a los retos, a los distintos pùblicos y estilos que la han rodeado.

View profile

Consejos para vivir más tiempo

Ago 24, 2017

No fumar: El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundoCada año mueren más de 5 millones de personas en el mundo a causa del tabaquismo y si no se toman medidas adecuadas en el año 2030 serian 10 millones de muertes; 7 millones de ellas en países pobres. 

No Fashion Bullyng, “No al acoso en la moda”

Ago 25, 2017

#NOFASHIONBULLYNG es una filosofía de vida que empodera el  respeto en  la manera de proyectar nuestra personalidad a través de nuestra vestimenta, rechazando la crítica y encontrando nuestro verdadero estilo.

Tengo Fibromalgia: ¿Qué hago?

Ago 25, 2017

Tengo una amiga artista cuya exitosa carrera ha sido truncada por una enfermedad que la alejó para siempre del escenario a una edad productiva. Sufre de fibromialgia (FM), una enfermedad que produce dolor en los músculos y en el tejido fibroso (como son los ligamentos y tendones).